• Gabriel Muñoz

Características generales de los Videojuegos*

Aggiornato il: 22 dic 2019

Los videojuegos son artefactos complejos que parten de una estructura simple (como todos los juegos). En función de la forma que adquieren durante su diseño los elementos de esta estructura (las reglas, los resultados, etc.), y del medio a través del cual se presentan, los juegos pueden variar en su forma (progresivos, emergentes, etc.) y género (juegos de acción en primera persona, juegos de rol, juegos de aventura, etc.).

Todo videojuego es, en fondo, un simple juego.

Desde esta premisa, Juul (2005) distingue seis características, tratando de entender las propiedades de los juegos y cómo el jugador interacciona con ellas:

  1. Reglas: cada juego constituye un sistema (o una serie de subsistemas) fundado en una serie de reglas básicas;

  2. Resultados: estos sistemas producen resultados variables y cuantificables;

  3. Valores: los diversos resultados posibles tienen asignados valores que pueden ser positivos o negativos;

  4. Esfuerzo del jugador: cada juego propone un reto al jugador, que su vez despliega un esfuerzo para influenciar el resultado;

  5. Interés del jugador por el resultado: cada jugador esta emocionalmente implicado con el resultado positivo o negativo del juego. Se sentirá feliz cuando vencerá, se sentirá triste cuando perderá;

  6. Consecuencias negociables: el juego y su sistema de reglas pueden producir consecuencias en la vida “real” de los jugadores (prestigio, amistad, etc.).

Para Juul (2005), un juego es un sistema basado en reglas con resultados y consecuencias diferentes y cuantificables. A cada resultado se asigna un valor distinto y el jugador se esfuerza para influenciar el resultado por el cual se siente atraído emocionalmente, así como por las consecuencias que estos juegos pueden tener en su vida real.

El juego es, por lo tanto, un objeto y una actividad. Por una parte, objeto que garantiza determinados resultados cuantificables a partir de un conjunto de reglas que personas o computadores implementan en modo preciso y determinan los esfuerzos de los jugadores; y por otra, actividad, ya que es un sistema que cambia, se desarrolla y los resultados son indeterminados según la interacción del jugador.


Estas características generales, que no son determinadas por el medio a través del cual se desarrolla el juego, permiten analizar los videojuegos considerando la complejidad que le atribuye la informática en términos de cálculos de resultados e interacciones posibles.


Videojuegos según niveles de complejidad


Calleja (2007) sostiene que los videojuegos, gracias a la tecnología computacional a la base del calculo de las reglas y el control de los diferentes estados de juego, poseen un ingente número de interacciones y acciones que, a su vez, posibilitan un enorme número de resultados. Esta complejidad permite diferenciar los videojuegos en juegos de progresión y juegos emergentes (Juul, 2005), y clasificarlos a su vez del siguiente modo:

  1. Juegos progresivos puros: el desarrollo depende de un algorítmico. Es necesario realizar un conjunto de acciones invariables que conducen a un resultado específico (cartas, puzles, aventuras, etc.);

  2. Juegos emergentes puros: el juego es heurístico. Pueden ser realizadas una infinidad de estrategias y acciones que conducen a resultados semejantes o heterogéneos (videojuegos de lucha, deportes, etc.);

  3. Juegos de progresión con componentes emergentes: juegos en los que se propone una estructura que no puede ser modificada. El jugador debe seguir en el modo en que ha sido diseñada, pero le permite un amplio margen de estrategia e interacción para realizar esta progresión (videojuegos de acción en primera persona, de plataformas, etc.);

  4. Juegos emergentes con componentes de progresión: la estructura global de acciones e interacciones es abierta. Contiene un número determinado de elementos que el jugador puede modificar, en un orden determinado y con objetivos definidos que los jugadores pueden o no respetar (videojuegos tipo sandbox, videojuegos de rol multijugador masivos en línea, etc.).


En síntesis, los videojuegos son artefactos complejos que parten de una estructura simple (como todos los juegos). En función de la forma que adquieren durante su diseño los elementos de esta estructura (las reglas, los resultados, etc.), y del medio a través del cual se presentan, los juegos pueden variar en su forma (progresivos, emergentes, etc.) y género (juegos de acción en primera persona, juegos de rol, juegos de aventura, etc.).


Estas características determinaran, en gran medida, cual será la experiencia cognitiva y emocional de cada jugador (Juul, 2005), dando lugar a importantes reflexiones respecto la identidad, las relaciones, la implicación, el uso y abuso de las nuevas tecnologías.


* Extraído del libro "Psicología de los Juegos de Rol Online: una lectura sistémica."


Para saber más:














Bibliografia:


Juul, J. (2005). Half-Real: Video games between real rules and fictional worlds. Cambridge, MA: MIT Press.

9 visualizzazioni

Post recenti

Mostra tutti

©2020 by Studio Psicologia Bassano.